Be-vet

Herramientas

Escala BIOARTH digital de la valoración del grado de osteoartrosis





Escala BIOARTH

Escala radiológica de la cadera

INTRODUCCIÓN

Esta Escala de Valoración del Grado de Osteoartrosis de la cadera pretende ser una herramienta práctica pretende ser una herramienta práctica para valorar las diferentes evidencias radiológicas de osteoartrosis que puedan observarse en esta articulación, mediante un sistema ordenado y sistematizado de puntuación. A nivel clínico es importante poder cuantificar el grado de osteoartrosis de una articulación para establecer el tratamiento más adecuado según la fase de la enfermedad en la que se encuentre y para poder anticipar un pronóstico al propietario. Al tratarse de una patología crónica y degenerativa, mediante esta escala también podremos comprobar si la osteoartrosis progresa o por el contrario se estanca después de un tratamiento médico o quirúrgico (por ejemplo tras una cirugía de Osteotomía Triple Pélvica). Debido a que la valoración radiológica de la osteoartrosis no tiene relación directa con la severidad de los síntomas clínicos en muchas ocasiones, para una evaluación más completa del estado de la cadera debería incluirse un examen de la funcionalidad articular y una detallada exploración física, para valorar si existe dolor a la palpación, el grado de movilidad articular, si hay crepitación y presencia o no de efusión sinovial.
Ilustración perteneciente al libro "Técnicas de ARTROCENTESIS en el perro". Cedida por: Jordi Franch.


CÓMO REALIZAR LAS PROYECCIONES RADIOLÓGICAS

Para el estudio radiológico del grado de osteoartrosis en la articulación de la cadera la proyección que utilizaremos será la que se utiliza de manera clásica para el diagnóstico de displasia de cadera, es decir, una única proyección estándar ventrodorsal de la pelvis con ligera rotación interna de las extremidades posteriores.



RADIOGRAFÍA DE
ARTICULACIÓN DE LA RODILLA

CONSIDERACIONES RADIOLÓGICAS ESPECIALES PARA LA ARTICULACIÓN DE LA CADERA

En el caso de la articulación de la cadera es muy importante diferenciar los criterios de diagnóstico de la osteoartrosis coxofemoral respecto a los signos radiológicos propios de la displasia de cadera. La displasia de cadera es a su vez la causa más frecuente de aparición de osteoartrosis en esta articulación sobretodo en las razas grandes, pero ésta también puede estar asociada a alteraciones vasculares de la cabeza del fémur, a traumatismos que afecten a las líneas de crecimiento o a los núcleos de osificación durante el período de crecimiento del cachorro, a procesos que afecten a la vascularización de los mismos, o debido a fracturas articulares. Por lo tanto en la cadera debemos tener en cuenta los signos radiológicos de laxitud e incongruencia articular propios de la displasia versus a los signos de enfermedad degenerativa articular.

A diferencia de otras articulaciones, la aparición y la progresión de los signos radiológicos de osteoartrosis no sigue un patrón típico debido a que pueden ser diversas las causas que intervengan en este desarrollo. De todas maneras, en las primeras fases de la osteartrosis debe ponerse atención en la medición del espacio intraarticular y en la aparición de osteofitos: hueso periostal de nueva formación y/o refuerzo de la inserción de la cápsula articular en el cuello del fémur (entesiofitos) también llamada línea de Morgan, que aparece como una línea más radiodensa en esta área. En casos avanzados también debe valorarse la deformación de las superficies articulares de la cabeza del fémur y acetábulo, si se produce neoformación de hueso periarticular y si se produce colapso articular. Todos estos signos nos darán las bases para puntuar esta articulación.

La osteoartrosis primaria es infrecuente en la cadera y en este caso los signos radiológicos son diferentes. El acetábulo y la cabeza del fémur no están alterados, teniendo como signos principales la pérdida de espacio articular, esclerosis subcondral uniforme y osteopenia.

CÓMO UTILIZAR ESTA ESCALA

El sistema de puntuación de esta escala se basa en la progresión de los signos radiológicos de la osteoartrosis. En un primer momento las alteraciones que pueden apreciarse radiológicamente son mínimas o inexistentes y a medida que progresan las lesiones van a ir apareciendo los siguientes signos:
  • Esclerosis subcondral: Se manifiesta como un aumento de la densidad ósea del hueso subyacente al cartílago articular y es consecuencia de una respuesta reactiva del hueso.
  • Osteofitos: Es quizás la característica más específica de la artrosis, consiste en una neoformación de hueso en forma de concreciones en los márgenes articulares. Cuando este tejido óseo se localiza en el origen o inserción de ligamentos o tendones se denomina entesiofito.
  • Pérdida del espacio articular: Consecuencia de la disminución del grosor del cartílago (no siempre apreciable radiológicamente a menos que se realicen en posición de carga).
  • Quistes subcondrales: Suelen aparecer en osteoartrosis muy evolucionadas. También se denominan Geodas, son generalmente múltiples, de forma piriforme y de tamaño variable que oscila entre 2 y 20 mm de diámetro.

CÓMO PUNTUAR LOS SIGNOS RADIOLÓGICOS DE OSTEOARTROSIS

Examinaremos cada articulación por separado, y en cada una de ellas valoraremos cada una de la 7 áreas anatómicas delimitadas en el gráfico (cada una con un color diferente y un número asignado), tras examinar la radiografía y valorar la progresión de las lesiones debemos puntuar según la escala siguiente:

(0): Sin evidencias radiológicas de artrosis.

(1): Ligera esclerosis subcondral. Presencia de leves irregularidades en la superficie articular.

(2): Esclerosis subcondral más intensa y generalizada, y presencia moderada de osteofitos.

(3): Esclerosis muy severa. Osteofitos abundantes y posibilidad de quistes subcondrales.

RADIOGRAFÍA CON ARTROSIS
MODERADA DE LA CADERA

VALORACIÓN FINAL

Para determinar el grado de osteoartrosis final de la cadera en función de los signos observados, hay que sumar la puntuación asignada a cada una de las 7 áreas anatómicas señaladas. Una vez obtenida la puntuación final, comprobar en el recuadro que aparece en la parte inferior derecha de esta escala, si puede considerarse que no hay suficientes evidencias radiológicas de osteoartrosis o si por el contrario la osteoartrosis es de grado leve, moderado o severo.