Be-vet

Herramientas

Escala BIOARTH digital de la valoración del grado de osteoartrosis





Escala BIOARTH

Escala radiológica de la rodilla

INTRODUCCIÓN

Ilustración perteneciente al libro Técnicas de ARTROCENTESIS en el perro. Cedida por: Jordi Franch. Esta Escala de Valoración del Grado de Osteoartrosis de la rodilla pretende ser una herramienta práctica para valorar las diferentes evidencias radiológicas de osteoartrosis que puedan observarse en esta articulación, mediante un sistema ordenado y sistematizado de puntuación. A nivel clínico es importante poder cuantificar el grado de osteoartrosis de una articulación para establecer el tratamiento más adecuado según la fase de la enfermedad en la que se encuentre y para poder anticipar un pronóstico al propietario. Al tratarse de una patología crónica y degenerativa, mediante esta escala también podremos comprobar si la osteoartrosis progresa o por el contrario se estanca después de un tratamiento médico o quirúrgico (por ejemplo tras la reparación del ligamento cruzado). Debido a que la valoración radiológica de la osteoartrosis no tiene relación directa con la severidad de los síntomas clínicos en muchas ocasiones, para una evaluación más completa del estado de la rodilla debería incluirse un examen de la funcionalidad articular y una detallada exploración física, para valorar si existe dolor a la palpación, el grado de movilidad articular, si hay crepitación y presencia o no de efusión sinovial.


CÓMO REALIZAR LAS PROYECCIONES RADIOLÓGICAS

Para el estudio radiológico de la rodilla las proyecciones recomendadas son la lateral y la cráneo-caudal. En la vista lateral debemos prestar atención para obtener la superposición de los dos cóndilos femorales para una mejor lectura, y en el caso de la cráneo-caudal tratar que la distancia entre la rodilla y el chasis sea la menor posible.


RADIOGRAFÍA DE ARTICULACIÓN DE LA RODILLA
Radiografía de articulación de la rodilla


CONSIDERACIONES RADIOLÓGICAS ESPECIALES PARA LA ARTICULACIÓN DE LA RODILLA

El desarrollo de artrosis en la rodilla va a seguir casi siempre unos patrones típicos, ya que la gran mayoría de las osteoartrosis son secundarias a la rotura del ligamento cruzado craneal y a las lesiones meniscales asociadas. Menos frecuentemente podemos encontrar osteoartrosis asociada a luxación de rótula, OCD femoral y deformidades rotacionales o angulares de la rodilla.

Los primeros cambios radiológicos los vamos a encontrar en los polos de la rótula (primero en el distal y más tarde en el proximal) en forma de entesiofitos. Posteriormente se desarrolla un collarete de osteofitos en los márgenes externos de los labios trocleares que luego se extiende por el resto de la articulación y los sesamoideos del gastronemio. En esta fase puede también apreciarse esclerosis subcondral en la meseta tibial y en los cóndilos femorales.

CÓMO UTILIZAR ESTA ESCALA

El sistema de puntuación de esta escala se basa en la progresión de los signos radiológicos de la osteoartrosis. En un primer momento las alteraciones que pueden apreciarse radiológicamente son mínimas o inexistentes y a medida que progresan las lesiones van a ir apareciendo los siguientes signos:
  • Osteofitos: Es quizás la característica más específica de la artrosis, consiste en una neoformación de hueso en forma de concreciones en los márgenes articulares. Cuando este tejido óseo se localiza en el origen o inserción de ligamentos o tendones se denomina entesiofito.
  • Esclerosis subcondral: Se manifiesta como un aumento de la densidad ósea del hueso subyacente al cartílago articular y es consecuencia de una respuesta reactiva del hueso.
  • Pérdida del espacio articular: Consecuencia de la disminución del grosor del cartílago (no siempre apreciable radiológicamente a menos que se realicen en posición de carga).
  • Quistes subcondrales: Suelen aparecer en osteoartrosis muy evolucionadas. También se denominan Geodas, son generalmente múltiples, de forma piriforme y de tamaño variable que oscila entre 2 y 20 mm de diámetro.
CÓMO PUNTUAR LOS SIGNOS RADIOLÓGICOS DE OSTEOARTROSIS

Para cada una de las 12 áreas anatómicas delimitadas en el siguiente gráfico (cada una con un color diferente y un número asignado), tras examinar la radiografía y valorar la progresión de las lesiones debemos puntuar según la escala siguiente:

Signos radiológicos de osteoartrosis


(0): Sin evidencias radiológicas de artrosis.

(1): Ligera esclerosis subcondral. Presencia de leves irregularidades en la superficie articular (o exóstosis inferior a 1 mm de altura).

(2): Esclerosis subcondral más intensa y generalizada, y presencia moderada de osteofitos (de entre 1 y 3 mm de altura).

(3): Esclerosis muy severa. Osteofitos abundantes (o mayores de 3 mm) y posibilidad de quistes subcondrales.

VALORACIÓN FINAL

Para determinar el grado de osteoartrosis final de la rodilla en función de los signos observados, hay que sumar la puntuación asignada a cada una de las 12 áreas anatómicas señaladas. Una vez obtenida la puntuación final, comprobar en el recuadro que aparece en la parte inferior derecha de esta escala, si puede considerarse que no hay suficientes evidencias radiológicas de osteoartrosis o si por el contrario la osteoartrosis es de grado leve, moderado o severo.